top of page
  • Foto del escritorTDC

¿Estamos al borde de una recesión? La economía estadounidense y las señales contradictorias

Durante el último año, expertos del mercado han alertado incansablemente sobre una posible recesión en los Estados Unidos. Sin embargo, la economía del país ha mostrado una fortaleza notable, resistiendo a estas predicciones. Tan es así que el presidente de la Reserva Federal de los EE.UU., Jerome Powell, ha descartado una recesión en sus recientes análisis, generando controversia y confusión entre la ciudadanía.


¿Estamos entonces al borde de una crisis económica? Acompáñanos en este análisis para entender la realidad de la economía estadounidense y la posición de la Reserva Federal.


Las alarmas han sonado con fuerza debido a los rápidos aumentos en las tasas de interés, la inflación récord, y el colapso de bancos como Silvergate Bank, Signature Bank y First Republic. La definición técnica de una recesión es de dos trimestres consecutivos de disminución del producto interno bruto (PIB). El PIB de los EE.UU. disminuyó durante los dos primeros trimestres de 2022, dando lugar a la idea de que ya estamos en una recesión técnica.

Crecimiento del PIB en los Estados Unidos desde 2013 hasta el primer trimestre de 2023. Fuente: Banco de la Reserva Federal de St. Louis

Pero la salud económica de un país no se define únicamente por el PIB. Otros indicadores como la confianza del consumidor, las ventas al por menor y la producción industrial también juegan un papel crucial. A pesar de la disminución en el PIB, el mercado laboral sigue fuerte, la confianza del consumidor está mejorando y las ventas al por menor están aumentando. Estos son signos positivos que indican una economía fuerte, aún en medio de este ambiente económico peculiar.


Por otro lado, no se puede negar la presión que los altos niveles de deuda doméstica, el incremento en los precios de la vivienda y el costo creciente del capital están ejerciendo sobre los consumidores estadounidenses. El gasto del consumidor representa el 70% del PIB de los EE.UU., por lo que su salud es fundamental para evitar una recesión.


Los analistas aún esperan una recesión para la segunda mitad del año, a pesar de los signos positivos. Argumentan que el efecto a largo plazo del endurecimiento de la política monetaria que se ha implementado durante el último año aún no ha sido plenamente contabilizado. Asimismo, el reciente retiro de préstamos por parte de los bancos y la aparición de una curva de rendimiento invertida, uno de los indicadores más confiables de una próxima recesión, parecen confirmar esta teoría.


Pagos del servicio de la deuda familiar como porcentaje del ingreso personal disponible, 2013-2023. Fuente: Banco de la Reserva Federal de St. Louis

A pesar de las señales contradictorias, la economía estadounidense todavía muestra fortaleza. La confianza del consumidor sigue siendo alta y las ventas al por menor están aumentando. Pero con la Reserva Federal aumentando las tasas de interés al nivel más alto en 22 años, nos encontramos en un momento crítico.


¿Podrá la Reserva Federal evitar una recesión y lograr un "aterrizaje suave"? Solo el tiempo lo dirá. Mientras tanto, el debate continúa y la economía estadounidense sigue enviando señales mixtas. Tal vez, como lo sugiere Powell, un crecimiento "por debajo de la tendencia" sea necesario para controlar la inflación. Pero la pregunta que todos nos hacemos es cuán pronunciado será ese debilitamiento y qué impacto tendrá en la economía en general.

Comments


bottom of page