top of page
  • Foto del escritorTDC

¿Cumplirá Milei su promesa de cerrar el banco central de Argentina?


La imagen de un candidato presidencial destruyendo un modelo del banco central con un mazo no se borrará de la memoria de los argentinos por mucho tiempo. Pero una vez que el presidente electo Javier Milei se siente en el trono el 10 de diciembre, ¿seguirá teniendo el coraje de seguir un camino sinuoso y arriesgado?


Argentina ostenta, con sus nueve defaults, el título de campeón mundial en la categoría de incumplimiento de riesgos. Actualmente es el mayor acreedor del Fondo Monetario Internacional y, con un riesgo crediticio asignado por Fitch Ratings como CCC, cuarto desde el último puntaje, necesita cambiar fundamentalmente su economía.


No soy adivino, pero puedo ofrecer algunas ideas sobre el proceso. Comencemos por reconocer que no es imposible que un país viva sin un banco central. Actualmente, hay 198 países y 180 monedas. El diez por ciento de los países no utiliza su propia moneda.


Otra realidad importante es que el FMI no tiene "monetaria" en su nombre sin quererlo. Le gustan los bancos centrales y, como principal acreedor de Argentina, su opinión será muy importante en el proceso.

También tenemos la base monetaria de Argentina. Según el último balance del condado, esa cifra asciende a $7.7 mil millones. (Eso es 220,000 Bitcoin, para aquellos que hacen un seguimiento, y un poco más que la valoración de $6.9 mil millones de MicroStrategy). En comparación, la base monetaria de EE. UU. es superior a $5 trillones.


Esa cifra sugiere que el desafío de reemplazar la base monetaria será grande, pero no insuperable. Una de las dificultades de cambiar de moneda es obtener papel moneda para las actividades diarias, pero en el mundo de las criptomonedas sabemos que tanto las stablecoins como Bitcoin pueden ayudar mucho en este proceso.


Tendría sentido si Milei usara el plan establecido por El Salvador. Eso significaría primero adoptar el dólar estadounidense y luego comenzar a aceptar Bitcoin.

Argentina’s monetary base, 2014-2023. Source: CEICData.com and The Central Bank of Argentina

En general, una moneda requiere el estatus de "moneda de curso legal", lo que significa que todos los establecimientos del país deben aceptarla. Milei puede instituir un cambio de política importante en este sentido. Si realmente es liberal (el término clásico para "libertario"), puede permitir que el mercado decida qué monedas tienen éxito.


Es bien sabido que los argentinos guardan una gran cantidad de ahorros en dólares fuera de su país. Los números son inciertos, pero podrían estar en el rango de S100 mil millones a $300 mil millones. Pero lo que realmente importa es que, bajo las nuevas reglas de tipo de cambio de este nuevo gobierno, ese dinero se sienta cómodo regresando al país.

Argentina, incluso durante el período de Menem en la década de 1990, no tenía una moneda totalmente convertible. Entonces, lo primero que probablemente hará el futuro gobierno es unificar todos los tipos de cambio y decretar la libre convertibilidad de la moneda. Si no lo hace, deberíamos empezar a preocuparnos.


Como observación final, es importante tener en cuenta que el banco central y el tesoro son dos entidades completamente diferentes. Es posible que un país funcione sin un banco central, pero es más difícil no tener un tesoro que controle las entradas (vía impuestos) y las salidas (vía gasto público).


Los tesoros también son los emisores de bonos gubernamentales. Si bien un país puede emitir bonos en el extranjero, no controla la impresora de billetes. Eso aumenta el riesgo de no tener la moneda para pagar los bonos. Eso significa que la capacidad de endeudamiento de un país disminuye, lo que lo obliga a trabajar con un nivel de apalancamiento mucho más bajo y una política de ingresos y gastos compatible con esa realidad.


En particular, eso también obliga a un país a ser extremadamente eficiente con sus políticas fiscales. Es probable que ese resultado sea la raíz de la propuesta de Milei.

تعليقات


bottom of page